Noticias


Jueves 12 de Mayo de 2022

El Hospital San Juan de Dios de León estrena monitores ‘wifi’ en todas sus plantas

El centro médico-quirúrgico ha comenzado a utilizar un novedoso sistema para la supervisión de las constantes vitales de los pacientes • “Su principal ventaja reside en el volcado automático de datos en tiempo real, lo que evita muchos errores y, además, nos ahorra mucho tiempo que podemos dedicar a los cuidados”, asegura la supervisora de la unidad 3B, Beni Vives, en el marco del Día Internacional de la Enfermería.
El Hospital San Juan de Dios de León estrena monitores ‘wifi’ en todas sus plantas

El Hospital San Juan de Dios de León ha comenzado a utilizar recientemente un sistema de monitorización por ‘wifi’ que permite supervisar las constantes vitales de aquellos pacientes ingresados en las diferentes plantas de hospitalización y registrarlas en su historia clínica manteniendo en todo momento su privacidad.

“Su principal ventaja reside en el volcado automático de datos en tiempo real en el programa informático I-MDH, lo que evita muchos errores y, además, nos ahorra un tiempo muy valioso que podemos dedicar a los cuidados”, precisa Beni Vives González, supervisora de la 3B, la unidad en la que se pusieron en marcha los primeros dos monitores. Ahora hay un total de ocho, dos por planta.

“Miden la tensión, la saturación de oxígeno, el pulso, la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca”, explica en el marco del Día Internacional de la Enfermería que se celebra este jueves bajo el lema ‘Invertir en Enfermería y respetar los derechos para garantizar la salud global’, centrándose así en la necesidad de proteger y apoyar la profesión para fortalecer los sistemas sanitarios. Un colectivo que juega un papel decisivo en la primera línea de la atención comunitaria, hospitalaria y sociosanitaria y que, en opinión de Vives, “merece un mayor reconocimiento dentro del sector”.

La seguridad del paciente, máxima prioridad

Beni Vives, que suma tres décadas de vida laboral en el Hospital San Juan de Dios de León, subraya que “la tecnología se ha convertido en nuestra gran aliada”. En este sentido, esta sanitaria, que ha vivido una Enfermería que ha transitado de “oficio a profesión”, destaca también los beneficios de las nuevas impresoras de etiquetas: “Minimizan el riesgo de errores a la hora de asignar los tratamientos y las dosis”. Y es que la seguridad del paciente siempre tiene la máxima prioridad.

La tecnología se ha convertido en nuestra gran aliada

“Mi objetivo como supervisora es lograr que todos los profesionales (seis enfermeras y doce TCAEs) estén por, para y con el enfermo, poniendo los mejores medios técnicos al servicio de la persona atendida, como dice la carta de identidad de San Juan de Dios”, pone de relieve una enfermera muy consciente de que la clave del éxito pasa por el trabajo en equipo. Un aspecto que ha alcanzado su máxima expresión en tiempos de pandemia. “La irrupción del SARS-CoV-2 ha causado una enfermedad nueva que ha conllevado múltiples desafíos”, asegura. El mayor de ellos quizá el de separar la vida laboral de la personal para poder dar el cien por cien y sin miedo a que el virus traspasara las paredes del Hospital.

San Juan de Dios de León atiende a un volumen anual de más de 4.000 pacientes, con una media de edad que supera, en el área de hospitalización, los 70 años. Dentro de sus cometidos, figura el pase de visita de enfermería a pie de cama, una entrevista diaria que persigue, entre otros objetivos, hacer partícipe al paciente y al cuidador principal del proceso desde un acompañamiento personalizado: “Es importante conocer las expectativas en su proceso durante el ingreso y de cara al alta hospitalaria, porque algunos volverán al domicilio, pero otros, ante la imposibilidad de valerse por sí mismos y tener un escaso soporte familiar, se irán a un recurso residencial”.

Una comisión para humanizar la asistencia

Al igual que lo hiciera la Escuela de Cuidados, la Comisión de Humanización del Hospital San Juan de Dios de León, que está formada por una decena de profesionales de distintos servicios, ha reanudado su actividad al objeto de diseñar iniciativas transversales destinadas a reforzar la asistencia integral a la persona desde el respeto y la escucha.

“Comencé en la comisión en 2019 con el objetivo de fomentar una cultura de humanización de la asistencia fundamentada en los valores de la Orden Hospitalaria”, indica Beni Vives, presidenta de un equipo que, tras elaborar un decálogo de buenas prácticas para “una atención cercana y cálida”, persigue ahora ‘reconstruirse’ tras unos años complicados.

 

Compartir esta noticia
Compartir en facebook      Compartir en twitter