Noticias


Jueves 1 de Julio de 2021

San Juan de Dios apuesta por el abordaje con vapor de agua de la hiperplasia benigna de próstata

El hospital leonés ha llevado a cabo este miércoles una intervención pionera en Castilla y León con la técnica ‘Rezum’, que preserva la eyaculación y disminuye las complicaciones derivadas de la cirugía. Entre ellas, la incontinencia urinaria, la disfunción eréctil y la infección de orina.
San Juan de Dios apuesta por el abordaje con vapor de agua de la hiperplasia benigna de próstata

El Hospital San Juan de Dios de León ha intervenido este miércoles a un paciente con la técnica 'Rezum', realizada con vapor de agua, para el abordaje de la hiperplasia benigna de próstata, una afección común que atiende a los cambios hormonales que tienen lugar a medida que el hombre envejece y que merma de manera importante su calidad de vida.

“Es la primera vez que se hace en Castilla y León y su principal ventaja es que preserva la eyaculación, frecuentemente alterada por los tratamientos médicos o quirúrgicos convencionales”, ha explicado el especialista en Urología Miguel Ángel Alonso Prieto sobre un novedoso procedimiento mínimamente invasivo y ambulatorio que no conlleva ingreso hospitalario y disminuye las complicaciones derivadas de la cirugía. Entre ellas, la incontinencia urinaria, la disfunción eréctil y la infección de orina.

Su principal ventaja es que preserva la eyaculación, frecuentemente alterada por los tratamientos médicos o quirúrgicos convencionales

La hiperplasia benigna de próstata (HBP), que afecta a la mitad de los varones por encima de 45 años, consiste en el aumento del tamaño de la parte que permite el paso de la orina desde la vejiga al exterior: “El paciente tiene dificultades para la micción, se ve obligado a ir al baño más a menudo y tiene una sensación de vaciado incompleto”.


‘Rezum’ utiliza la radiofrecuencia para generar energía térmica húmeda en forma de vapor de agua, que se inyecta en la zona de transición y/o lóbulo medio del tejido prostático en dosis controladas de nueve segundos.

El vapor que se inyecta en el tejido prostático se dispersa rápidamente por el espacio intersticial entre las células del tejido. En contacto con este, el vapor se enfría y se condensa, liberando la energía térmica almacenada, lo que desnaturaliza las membranas celulares y causa la muerte de la célula por necrosis.

Las células desnaturalizadas son absorbidas por el organismo, lo que reduce el volumen de tejido prostático adyacente a la uretra y consigue que la próstata se retraiga, aliviando así los síntomas que la compresión de esta produce.


El proceso de condensación de vapor también ocasiona un rápido colapso de la vasculatura en la zona del tratamiento, dando como resultado una intervención sin pérdida de sangre.

“Tiene muy pocos efectos secundarios”, ha celebrado Alonso Prieto sobre una técnica importada de Estados Unidos que está revolucionando el abordaje quirúrgico de la próstata.

Nuevo láser holmium

Por otro lado, el Hospital San Juan de Dios de León ha adquirido un láser holmium para el tratamiento de los pacientes con litiasis (piedras o cálculos en el interior de los riñones o de las vías urinarias), así como para la enucleación de próstatas con un volumen superior a 80 gramos.

El láser holmium es un sistema de amplificación de luz por emisión estimulada de radiación. Se trata de un dispositivo capaz de transformar otras energías en radiación electromagnética emitiendo haces de luz de distintas longitudes de onda.

“Es una tecnología de última generación que permite un abordaje muy rápido, eficaz y prácticamente sin efectos secundarios al no dañar los tejidos circundantes”, ha defendido Alonso Prieto.


 

 


Compartir esta noticia
Compartir en facebook      Compartir en twitter